Ultimos post
  • Big Sur
ir al Blog
Newsletter con sorpresa

¿Dondé Estamos?

Viajamos . Escribimos . Fotografiamos

Haz click en la foto para saber en qué lugar del mundo estamos :)
Instagram

El viaje en imágenes

Echa un vistazo a nuestro instagram, es donde narramos el viaje (casi) en tiempo real

Essaouira, la ciudad del viento

19 Mayo, 2015.Ori.1 Like.4 Comments

Los sonidos de Essaouira, un pequeño pueblo costero al norte de Marruecos, son tan variados y contradictorios que es imposible no tener oidos curiosos permanentes.

Para las personas que creen que hacen faltan largos viajes a países remotos para tener un shock cultural, les digo que a mi solo me hizo falta irme unos días al vecino país de Marruecos para confirmar que no hay nada que me guste más que la diversidad del mundo, la diferencia, la rareza.

El camino que hicimos desde Marrakech hasta la costa fue amenizado por los cantos de una parejita marroquí que teníamos atrás, el trayecto dura casi 4 horas y no dejaron de cantarse mutuamente en un hilo de voz bajito y melodioso, nunca me dejare de sorprender de la relación que los árabes tienen con la música, allí a donde fuimos estuvimos rodeados de música, bien sea cantada o con instrumentos. No tienen ningún tipo de vergüenza en ir cantando por la calle y en general por la vida.

La playa de Essaouira es muy amplia, es de color marrón clarito y siempre pero siempre tiene un viento impresionante, esta llena de gente haciendo windsurf  y el agua no es tan fría como yo podía esperar (aún así, esta fría). Es como la metáfora de Marruecos, desde lejos parece que el agua este turbia y sucia, pero si te acercas y metes los pies te das cuenta de que es cálida y cristalina.

Había gente tomando el sol en bikini, gente con un burka negro que impacta, surfistas, parejas, niños corriendo, otra de las cosas que me encanto de Marruecos es la libertad de los niños, siempre están corriendo destartalados por ahí.

Essaouira, la ciudad del viento 1

Me quede un buen rato, mirando a esta señora sentada

Sin duda alguna mi parte favorita de la ciudad es su puerto, tiene un disparatado puerto pesquero que rebosa vitalidad para lo pequeño que es, hay gente pintando barcos, pescadores con sus redes y su mercancía y aquí, por primera vez en Marruecos tuve la sensación de ser completamente ignorada, cada quien iba a los suyo  en sus tareas diarias y tu eres simplemente un obstáculo más que esquivar en el camino. Me agarre a esa sensación lo máximo que pude.

Al final de la jornada pesquera que suele ser a partir de la una o así, se forma un mercadillo improvisado con el pescado fresco del día, si te quedas en Essaouira puedes compra el pescado que quieras y hacértelo tú o al final de todo del paseo hay un pequeño chiringuito con una brasa en el que te lo hacen.Llamadme simple pero me parece una cosa apasionadamente divertida, irte pasando por los puestos (que en realidad se limita a gente sentada en el suelo) y decidiendo que pescado tiene mejor pinta para luego intentar negociar el precio del suculento botín. Otra opcioón es que de camino a la medina hay unos quioscos como de feria en donde te hacen los pescados a la plancha, te acosan un poco todo hay que decirlo, pero a la final después de un conato de pelea nos comimos un millón de pescaditos (gambas, sardinas, doradas y pescados que no se como se llaman) por 150 Dirhams 3 personas, con bebida, ensalada y ese super pan marroqui que esta buenisimo siempre, nada mal para ser malisimos regateando.

 

Essaouira, la ciudad del viento 2

Curro marinero

Essaouira, la ciudad del viento 3

Otros barcos esperaban

Essaouira, la ciudad del viento 4

Había también quien se lo tomaba con calma

Essaouira, la ciudad del viento 5

A un paso de la muralla estaba la medina que esta llena de tienditas y es mitad ruinas y mitad tiendas llenas de colores, sabores y olores. Ya en este punto nos preguntabamos si es que los comerciantes nos veían la cara de gente sin plata, por que no se acerco ni uno solo a ofrecernos nada y claro viniendo de Marrakech era toda una novedad. La tarde transcurrió tranquila paseando entre las callejuelas hasta la zona mas alejada de la medina. Un mercado de verduras y de hierbas, barecitos pequeñitos en donde tenían hileras de sardina cocinando, todo para finalizar en la parte de atrás de la ciudad que parece que hubiera sido arrancada de cuajo y que en su lugar quedaran cuadros vacíos que ahora ocupan los perros callejeros.

Essaouira, la ciudad del viento 6

Las gaviotas son dueñas y señoras

Essaouira, la ciudad del viento 7

Colores de los puestos

Essaouira, la ciudad del viento 8

Como anécdota curiosa os puedo contar que al escucharnos hablando español nos ofrecieron (no una, ni dos, perdí la cuenta cuantas vez) todo un abanico de sustancias psicotropicas (drogas, vamos) que fueron desde las galletas de Maria hasta el opio. No fue algo invasor así que tampoco le dimos demasiada importancia y no dejo de ser graciosa la retahíla de maria, hachis, pastillas, que nos soltaban de vez en cuando. Vaya famita de los españoles.

Essaouira, la ciudad del viento 9

Esta foto es autoria de Fer, que si no lo nombro me regaña y me dice que me robo las fotos 🙂

Marruecos es un país al que se que voy a volver muchas veces y no me preguntéis exactamente por que, no tengo respuesta. Solo se que me cautivo desde el momento en que me desperté un día y tuve que compartir la calle con burros, carruajes, bicis suicidas y gente corriente.

Essaouira es como la guinda del pastel por que tiene todo le falta a Marrakech, calma, calidez y por supuesto el mar que siempre me llena de una energía especial.

Essaouira, la ciudad del viento 10

Terminamos nuestro día con lo que para entonces de había convertido en costumbre, pidiendo nuestro té de menta y contemplando la larga playa, pensé una vez más en la suerte que tengo cada vez que piso una ciudad diferente, que al final se convierte en parte de mi y yo espero que también de mi quede algo en ella.

 

Comments (4)

  • @lacosmopolilla .19 Mayo, 2015.Responder

    Me ha encantado. Precioso paseo por Essaouira, me has transportado a sus calles y playas por un ratito. ¡Qué ganas tengo de ir! La primera vez que fui a Marruecos justo pensé lo mismo: no hace falta irse lejos para darte de bruces con una realidad totalmente diferente a la nuestra. Otro continente, otro mundo, a una hora en avión de Madrid….
    Un abrazo de la cosmopolilla

    • (Autor) Ori .22 Mayo, 2015.Responder

      Me encanta que te encante Patri! Te recomiendo 100% que la próxima que vayas a Marruecos des un paseo por allí y disfrutes de su pescaito rico: Gracias por pasarte y comentar 🙂

  • ximo .30 Octubre, 2016.Responder

    Magnifica información nosotros vamos en abril 2017 estoy recogiendo información ,gracias por vuestro blog

Nos interesa mucho saber que piensas :)

Vuelta a la tortilla Blog de viajes y cosas bonitas . Todas las fotos, ilustraciones y videos son hechas por nuestras propias manos. Si quieres utilizar alguna escríbenos, ayudemos a crear un mundo más amable :)