Ultimos post
  • Big Sur
ir al Blog
Newsletter con sorpresa

¿Dondé Estamos?

Viajamos . Escribimos . Fotografiamos

Haz click en la foto para saber en qué lugar del mundo estamos :)
Instagram

El viaje en imágenes

Echa un vistazo a nuestro instagram, es donde narramos el viaje (casi) en tiempo real

Pedacitos de Japón, O-Bon

16 Julio, 2015.Almu.0 Likes.0 Comments

La traducción literal de Japón al castellano seria algo como: El origen del sol. ¿Como no me va a llamar la atención un país con un nombre tan bonito?

[wc_divider style=”solid” line=”single” margin_top=”” margin_bottom=””]

 Por muchos es sabido que amo Japón, nunca he estado allí, pero desde muy pequeña, he sentido unas ganas increíbles, de visitar este país. Supongo que será, por la influencia del manga y el anime, que me siento conectada con un lugar tan lejano, tanto física como culturalmente. No sé si en este gran viaje que se aproxima, conseguiré llegar a verlo, pero tengo claro, que si no es ahora, igualmente lo haré.

Aunque me gusta mucho esta cultura, nunca he profundizado demasiado en ella, mas allá de lo que he leído en los comics, puede ser porque quiero descubrirla en primera persona, no a través de libros y páginas web. Pero he pensado en recopilar, poco a poco, algunas festividades y tradiciones para introducirme, más aún, en este mundo, en muchos aspectos tan diferente al nuestro.

Para empezar con este proyecto, he elegido una de las festividades mas populares de Japón, allí es habitual que se celebren diferentes festivales, llamados matsuri, muchos son por ciudad o por barrio y otros se celebran por todo el país, como es el caso de O-Bon o simplemente Bon (la o es un honorífico). El motivo por el que empiezo con éste, es debido a que el pasado domingo 12 de julio en el Colegio Japonés de Madrid, tuvo lugar la celebración de unos bailes relacionados con esta ceremonia, como asistí a verlo quería contar este pequeño contacto con esta preciosa cultura.

Primero os voy a contar un poco de qué se trata y cómo se lleva a cabo originariamente y luego mi experiencia en el que se hizo en Madrid.

O- BON (お盆), dependiendo si se sigue el calendario lunar o solar, se celebra el 15 de julio o el 15 de agosto. Se supone que ese día es el único, que los difuntos pueden salir del otro mundo y reunirse con sus familiares. Por ello en los templos y en las casas se realizan ceremonias en honor a los fallecidos.

Pedacitos de Japón, O-Bon 1

Esta celebración se remonta 500 atras, el Buda Shakyamuni la celebró por primera vez en honor a la difunta madre de un discípulo suyo, el cual, durante una sesión de meditación se percató del sufrimiento de su madre recién fallecida. Gracias al consejo de Buda pudo ayudar al espíritu de su madre a descansar en paz. Lo que quiere decir, que los muertos también sufren por dejar a sus familias, y que los vivos debemos aliviarles, recordándolos y rezándoles para su bienestar.

En los días previos, lo habitual es limpiar las casas y las tumbas de los ancestros, así como preparar el altar (Butsudan) que tienen mucha gente en sus hogares, para ello colocan la imagen de Buda y diferentes ofrendas.

[Tweet “La celebración del O-bon se remonta 500 años atrás”]

Una vez han visitado el cementerio, ante el Butsudam ponen, bolas de arroz, sake, frutas y calabacines o berenjenas con palillos simulando patas, lo primero es para que los difuntos coman, lo ultimo simbolizan caballos y vacas. Se supone que los espíritus vienen en caballo a mucha velocidad por las ganas de ver a sus seres queridos, pero se van sobre la vaca a paso lento, por la pena que les da dejarles. Sobre las puertas se colocan luces o farolillos para guiar a los muertos en su camino desde el cementerio a las casas.

Pedacitos de Japón, O-Bon 2

En los santuarios, se realzan diferentes actividades donde se reúnen todos a celebrar la llegada de los difuntos. Una de ellas, son los bailes Bon-Odori, estos se realizan alrededor de una torre erigida para la ocasión, en la cual se sitúan varios tambores, que sonaran durante toda la noche, siempre a un ritmo animado. Aunque se trate de una fiesta en honor a los muertos, la celebración no es nada triste la gente no para de bailar y no falta la buena comida y bebida. Para la ocasión la todos van vestidos con coloridos yukata (kimono de verano).

Pedacitos de Japón, O-Bon 3

Para terminar, se procede a ayudar a regresar a los difuntos al mundo de los muertos, para ello, al igual que antes, se usa la luz, se encienden linternas con una luz o vela dentro, y se dejan flotando sobre el río (si hay cerca) para que lo recorran hasta desembocar en el mar. A esto se le llama Tōrō nagashi.

Pedacitos de Japón, O-Bon 4

La verdad que ver esta celebración allí, debe ser precioso, no solo por lo bello que debe ser, ver todo iluminado por las linternas y farolillos de colores, sino por la carga emocional que debe desprender la gente. Pero es bastante difícil disfrutar de ello si eres de fuera, en todos sitios he leído, que es muy complicado alojarse y moverse por el país en esas fechas, aunque no es un día festivo, muchas personas cogen vacaciones para poder estar con su familia y el movimiento de gente es brutal.

En Madrid la festividad se centró en los bailes Bon-Odori, todo lo que he puesto anteriormente no lo conocía cuando estuve en la celebración, lo he descubierto después y he entendido un poco mejor lo que vi.

Para empezar, lo primero que me llamó la atención fue la cantidad de gente en yukata, este tipo de ropa, ya la conocía de los manga que suelo leer, pero me sorprendió bastante, que había mas personas de la que esperaba vestida con este traje típico. Las chicas y mujeres japonesas lo llevaban tan bien, era como cuando ves a una sevillana vestida de flamenca, parece que hubieran nacido con él puesto.

Pedacitos de Japón, O-Bon 5

Paseé por los puestos de comida, pensando en lo bueno que estaría todo y en mi mente echando cuentas para ver qué podría comer luego, los que atendían, siempre ofrecían lo que había con una gran sonrisa. Dorayaki, yakisoba, maíz, shusi,… Pero no solo había comida, también había juegos típicos, si os gustan el manga como a mí, los conoceréis, estaba el de atrapar peces de colores con una paleta hecha de papel de arroz, recoger canicas o cositas varias del agua y pescar globos de colores decorados a mano.

En los arboles, colgaban cintas de papel y muñequitos hechos por los niños del colegio japonés, todo estaba realmente logrado, era como un pequeño pedacito de Japón en Madrid.

globos obon
peces obon
arboles obon

Con el atardecer comenzaron a resonar los tambores, todos nos reunimos alrededor de la torre, las mujeres, expertas en los bailes Bon-Odori, comenzaron a bailar y el resto siguieron sus pasos, la música sonaba por todo el lugar.
La canciones eran muy animadas, lo extraordinario fue que, entre las palabras japonesas, se entendían palabras en español y un claro ¡Ole! me reí con mi acompañante MJ, repetimos esa canción junto el resto de gente que había allí y aún resuena en mi cabeza.

Salí del recinto, con pesar, por mí, me hubiera quedado más, pero al ser domingo, a esas horas, el lunes ya cargaba en mi conciencia. MJ, a diferencia de mí, no está enamorada de Japón, pero disfrutó casi tanto como yo, creo que en ella se ha iniciado una semillita de cariño por esta cultura. Las dos al salir sentimos lo mismo, bastante paz, era como si acabáramos de salir de un spa.

Pedacitos de Japón, O-Bon 7

Pd. Si vas a ir el año que viene, come antes de los bailes, yo por quedarme embobada con ellos, me quedé sin probar bocado, porque todo se acabó muy rápido.

[wc_divider style=”solid” line=”single” margin_top=”” margin_bottom=””]

Nos interesa mucho saber que piensas :)

Vuelta a la tortilla Blog de viajes y cosas bonitas . Todas las fotos, ilustraciones y videos son hechas por nuestras propias manos. Si quieres utilizar alguna escríbenos, ayudemos a crear un mundo más amable :)